Belleza en casa I: facial

Cosmética naturalon Octubre 25th, 2011No Comments

crema 24horasComo siempre os decimos, podéis darnos ideas para artículos si hay algo que os interesa especialmente, y al final alguien nos ha escuchado: este artículo es bajo petición pero espero que os sirva a todas y todos. Consejitos para mantenimiento de los tratamientos en casa, algunas verdades y trucos. Hoy empezamos con facial, y el próximo día pasaremos a corporal.

Para empezar, hay que tener claro una cosa importante. Los clientes vienen a nuestros centros para obtener resultados, quieren alcanzar un objetivo, por lo tanto nuestra responsabilidad es asesorarles de la mejor manera posible. El mantenimiento en el domicilio es esencial para conseguirlos, tanto en facial como es corporal, y por tanto es nuestro deber elegirlo correctamente y aconsejar al cliente cuál es el más adecuado.

Está claro que si el cliente no realiza ningún mantenimiento en casa, cada vez que entra en la cabina no hay que retomar el tratamiento donde lo habías dejado sino recuperar lo perdido en esos días. Y más aún en el caso de facial, porque no podemos esperar que haciéndose una higiene facial cada mes y medio pueda mantener el equilibrio y salud de la piel frente a todas las agresiones a la que la sometemos (estrés, mala alimentación, tabaco, contaminación…). Por tanto, si la persona en cuestión nos ayuda con un producto adecuado los resultados serán mayores, más rápidos y más duraderos. A corto, medio y largo plazo unos productos de mantenimiento domiciliar adecuados son rentables para el cliente porque necesitará menos tratamientos de “urgencia y reparación”.

En resumen, aconsejar correctamente al cliente es realizar correctamente nuestro trabajo por su bien. No se trata de vender, se trata de alcanzar los resultados esperados y que la piel esté sana. Si el cliente no quiere seguir nuestros consejos al menos no podrá decir que no le avisamos cuando venga con la piel desequilibrada y problemas de importancia.

Facial

Uno de los problemas de la cosmética que generalmente compran nuestros clientes antes de conocernos es la universalidad. Las grandes y pequeñas marcas crean productos que tienen que ser efectivos en un público general con problemas genéricos. No conocen tu piel ni les importa, porque sus productos son para la masa. Pero cada piel es un mundo, con sus particularidades a las que hay que adaptarse para conseguir una salud y equilibrio adecuados. La personalización no es el futuro, es el presente, y es la única opción realmente profesional.

A esto hay que añadir que muchas veces los clientes no han sido asesorados, han comprado lo que mejor les ha sonado sin quizá conocer sus verdaderos problemas de piel, o han sido asesorados por un vendedor que no tiene mucha idea de hacer un correcto diagnóstico facial. Por tanto nos podemos encontrar gente que usa productos inadecuados, como cremas para piel grasa cuando no la tiene, y se produce desequilibrios y desnutrición,  o adolescentes usando cosmética antiageing demasiado fuerte para su piel, geles secantes y astringentes en casos de acné… Todas hemos visto barbaridades del estilo y las consecuencias que conllevan. Y si a esto le añadimos la cantidad de productos químicos, conservantes, parabenes y demás tóxicos que encontramos en la mayoría de cosmética a la venta, el problema está servido.

Si bien el mal uso de la cosmética nos llena las cabinas con personas que necesitan urgentemente tratamientos de equilibrio, con pieles mixtas, acnés en adultos, desnutrición, dermatitis, falta de luz y de tono en la piel, etc. Nuestro deber es corregir esto. No podemos hacerle un tratamiento natural y profesional, y dejar que siga usando los productos que están creando su problema.  Muchas veces nos pueden decir que tienen que gastarlos antes, pero si el desequilibrio es importante es preferible no empeorarlo. Que no los tiren, pero que no los usen hasta que su piel esté sana y equilibrada, o que lo usen con mucho cariño en codos y manos, los grandes olvidados que tanto evidencian el paso de los años. La clara mejoría que van a observar en su piel hará que no quieran usar nada que no le recomiendes.

Primero, la leche limpiadora. La mayoría de nuestras clientas usan una leche desmaquillante se maquillen o no. Esto es un error, porque la acidez de las leches desmaquillantes sobre una piel no maquillada produce un desequilibrio en las glándulas sebáceas y el pH. Tras quitar el maquillaje hay que retirar el producto ácido y químico de nuestra piel con una leche limpiadora neutra natural que pueda usarse sin riesgo sobre una piel no maquillada. Los geles secantes son también un error.

El uso de un tónico adecuado y natural es aún más importante si cabe que elegir una buena crema. No sólo es la mayor fuente de hidratación para nuestra piel, si no que además ayuda a potenciar otros tratamientos, y en el caso de pieles jóvenes puede llegar a sustituir la crema sin problemas. Los hidrotónicos naturales bien escogidos son el mayor arma de una profesional a la hora de adaptar un tratamiento de mantenimiento, lo que te diferencia del resto, y lo que marca la diferencia en los resultados.

La elección de la crema no ha de ser muy difícil. Tenemos que mirar el fondo de la piel, y en el 90% de los casos nos cuadrará una crema 24 horas. Lo importante es la personalización y potenciamiento de la crema mediante aceites esenciales, adaptándola a las características concretas de cada persona. Los resultados son rápidos e impresionantes.

Las cremas de piel grasa, desnutrición o deshidratación son cremas de tratamiento, también personalizables, pero que cumplen una función reguladora, no como una crema de mantenimiento.

Os dejo el link de un artículo específico de cada crema que hicimos hace un tiempuco y que os puede ampliar la información http://www.daenia.com/2010/04/para-una-vida-sin-conservantes/

Luego no me digais que no sabéis cómo asesorar a los clientes! Un abrazo :D

Equipo de formación de Daenia

No Responses to “Belleza en casa I: facial”

Leave a Reply

Spam Protection by WP-SpamFree