Fresquito, fresquito

Aromaterapiaon Junio 20th, 2011No Comments

Este calorcito rico que nos llena las piscinas y las cabinas tiene también sus incomodidades. Por ello, os ponemos por aquí algunas fórmulas refrescantes para que el verano pase más fresquito. Y de paso, ya os avisamos de que alguna funciona muy bien para esos sofocos típicos de la menopausia.

Antes de nada…

Antes de dar fórmulas nuevas y como hay mucha gente nueva por estos lares, os voy a poner los links de artículos que hemos publicado antes y que vienen al caso de estos calores de verano. Y si lo visitáis y os gusta… comentad, no?

Tratamiento estrella de cara al verano en nuestras cabinas: el peeling corporal. A veces no aprovechamos en su justa medida esta posibilidad, porque os aseguro que mucha gente simplemente desconoce los beneficios que una sesioncita les puede aportar de cara a las vacaciones y la playita. Nosotras además ofrecemos un pack promocional de peeling corporal, bronceador natural y leche corporal natural personalizada, y tiene muy buena acogida todos los años. Además en el artículo os añadimos precauciones para tomar el sol y un par de formulitas para bronceador y after sun naturales: Sol, verano y peeling corporal

Un articulito sobre las quemaduras solares, por si no hicisteis caso a las precauciones anteriores (hay que ver, mira que avisamos con tiempo…). Añadir un método after sun de emergencia para cuando no tienes germen de trigo a mano; la leche limpiadora hace maravillas como after sun, y el hidrolato de enebro tambien es muy calmante: Cuidado con esas quemaduras

Vamos al lío

Porque hay muchas formas de refrescarse cuando no tienes una piscinita a mano y sin embargo como buen aromaterapéuta, andas con un neceser de potingues, aceites y frasquitos que ríete tú de los alquimistas de la antigüedad.

En veranito (o cuando llegan los sofocos de la menopausia) hay dos hidrolatos que nos pueden ayudar infinitamente. Recomendamos la dilución en agua al 50% para suavizar el olor y reducir el coste, y comprar un frasquito vaporizador o pulverizador para que sea más cómodo.

El hidrolato/hidrotónico de violetas, por un lado, es muy refrescante. Tanto que es febrífugo aplicado en compresas en las zonas de perfusión superficial (nuca y cuello, muñecas y axilas, poplíteo y tobillo, frente) cuando queremos bajar una fiebre de forma natural y poco agresiva (recordemos que la fiebre es un mecanismo de defensa del cuerpo, y por tanto quitarla de forma brusca sólo por comodidad dificulta la lucha del sistema inmunitario contra las enfermedades). Además tiene un aroma dulce y penetrante, como los caramelos de violetas tan famosos en Madrid, y dan ganas de comerte cuando te lo echas… ahí lo dejamos.

Para casos más acuciantes en los que el de violetas se queda corto, hay un hidrolato poco usado y por tanto desconocido que va genial. Tenemos clientas con menopausia que veneran el hidrolato de menta como si fuese maná desde que nos “inventamos” este remedio en Daenia. Al 50% y pulverizado baja los calores y sofocos inmediatamente, y no os preocupéis, el aroma es suave, no pareceréis un caramelo.

También os recordamos el reciente artículo sobre el mineral de alumbre, ya que al final os dabamos pistas para hacer un desodorante natural combinando esa maravilla con aromaterapia. Bueno, pues si queréis hacer un desodorante refrescante que no sólo sirva para la zona axilar, ya sabéis. Pulverizador con trocitos de mineral de alumbre, hidrolato de menta al 30% con agua, y algún aceitito esencial. Mis recomendaciones para este caso: petit grain, palo de rosa y naranja amarga. Os dejo el link por si queréis repasar el artículo: De alumbre.

Por último, dos consejitos más para los calores en casa.

Primero, puedes incorporar aromaterapia a  geles, champús y mascarillas de pelo naturales, o incluso directamente en la esponja en la ducha. Como esto es algo que tratamos en el nivel I y el nivel II, os remito a esos cursos directamente para decidir qué aceites serían los más adecuados, a no ser que tengáis alguna pregunta en concreto que podamos resolver.

las-batuecas3Y segundo, el ambiente en casa se puede mejorar mucho difundiendo aceites esenciales de buena calidad, bien pulverizados con etildiglicol, bien usando cualquier otro medio de difusión adecuado. En este caso volvemos a la menta piperita para refrescar un ambiente, aunque no a todo el mundo le resulta agradable el aroma. Recomiendo en este sentido el aceite esencial de pino silvestre, del que hay casos documentados de actividad febrífuga sólo pulverizado en el ambiente. Además de ser refrescante, este aceite esencial tiene propiedades béquicas (favorece la respiración) y previene los contagios por vía aérea.

Así que, no será por vías. Si este verano pasáis calor es porque queréis. Un abrazo!

No Responses to “Fresquito, fresquito”

Leave a Reply

Spam Protection by WP-SpamFree