Ideas para San Valentín

Aromaterapiaon Febrero 3rd, 2010No Comments

enamoradosInvestigando un poco en los orígenes de esta festividad tan querida por los enamorados y las tiendas de regalos (véase orígenes más allá del Corte Inglés), he encontrado varias historias contrastables en libros serios (es decir, más allá de Google y Wikipedia). Y aunque no soy personalmente fan de este día, aquí van algunas ideas para hacerlo especial y llenarlo de aromaterapia.

El origen de esta festividad cristiana está, como muchas otras similares, en religiones paganas anteriores. Aunque celtas y nórdicos celebraban por estas fechas rituales relacionados con el amor y la fertilidad (debido a que es cuando las aves se emparejan y procrean), parece ser que el origen más directo fue la festividad romana de Lupercalia.

El día 14 se honra a Juno, la Reina de los Dioses, y en la madrugada del 15 de febrero, festividad de Lupercalia, los nombres de las chicas solteras se metían en un ánfora, y cada chico sacaba uno para que el azar decidiese su pareja para las festividades de la Reina. Muchas veces estas parejas pervivían más allá del Festival, en unos tiempos en los que al parecer la educación y vida cotidiana segregaba por sexos a los adolescentes, y así Lupercalia era el origen de muchos matrimonios posteriores. Y si no, ya se encargaba Eros, Dios del amor al que llamaban Cupido…

Siglos más tarde, cuando el Cristianismo estaba instaurado, la Iglesia decidió canonizar a San Valentín para evitar que se siguiese celebrando esta festividad pagana haciéndola propia. Pero, ¿quién era San Valentín?

Al parecer hubo un tiempo en el que Claudio II, emperador de Roma, decidió prohibir el matrimonio a los soldados, ya que le costaba reclutarlos y más aún apartarlos de sus esposas. Un sacerdote cristiano llamado Valentín decidió realizar casamientos clandestinos a soldados enamorados, algo doblemente peligroso, teniendo en cuenta que entonces el cristianismo era perseguido en Roma. Cuando Claudio se enteró y le mandó llamar, Valentín trató de convertirlo, y por tanto fue condenado.

El soldado enviado a apresarle, Asterius, quiso burlarse de él y le retó a devolverle la vista a su hija, ciega de nacimiento. Y ya sabemos cómo se las gastan los santos cuando se les reta a un milagro, así que Valentín lo hizo, pero Asterius convertido no logró salvarle de su condena.

Mientras Valentín esperaba encarcelado su ejecución, Julia, la hija de Asterius, le visitaba para recibir clases, y como el roce hace el cariño, Valentín se enamoró de ella.  Cuentan que en la víspera de su ejecución la escribió una nota de despedida, y la firmó “De tu Valentín“, origen de la costumbre de firmar así las cartas de amor típicas de este día.

Un poco de aromaterapia

Sin entrar en el tema Aromasex, término que nos hemos inventado hace poco y del que ya hablaremos otro día, sino que nos limitamos al plano romántico de estas fechas.

No cabe duda que regalar una sesión de aromaterapia es uno de los mejores y más originales regalos posibles, así que, chicos, si queréis enamorarnos de verdad id apuntando… Pero también hay muchas opciones para disfrutar en pareja y hacer de San Valentín una noche inolvidable.

Para asegurarnos un buen ambiente en la cena, podemos difundir aceites esenciales que suavicen y amenicen la velada. Cualquier aceite esencial de pétalo blanco (azahar, jazmín,…) o la sempiterna rosa nos pueden ayudar, pero si queremos un toque más original, el musk puede dar un toque exótico y picantón. Además, un aceite vehicular de musk, jazmín o el de bienestar puede ser un regalo perfecto para finalizar la cena, y una excusa fantástica para proponer un masaje de acercamiento… Ahí lo dejamos.

Bombones muy dulces

Si nos atrevemos a cocinar algo original, podemos incluir un poco de aromaterapia en nuestro menú. Es importante que estemos seguros de que el aceite esencial que usamos es apto para el consumo, incluso recomendamos buscar aceites esenciales especiales para cocina (a los que se les extraen las substancias más problemáticas y los terpenos, por lo que no serían de mucho uso en terapia y cabina). Aquí os dejamos una recetita para unas trufas llenas de cariño…

Ingredientes

500 gr. de chocolate amargo, 2 tazas de nata para montar, media taza de polvo de cacao no edulcorado, 15 gotas de aceite esencial de hierbabuena (también se puede usar de rosa, jazmín, violeta o menta verde, siempre que estemos seguro de que el elegido concretamente se puede consumir).

Cómo lo hacemos

Desmenuza el chocolate y derrítelo al baño maría. Cuando esté casi completamente derretido, añade la nata, retíralo del fuego y remúevelo bien. Añade el aceite esencial y mézclalo a conciencia. Pon esta mezcla en un recipiente y enfríalo en la nevera hasta que quede consistente (puede tardar más de dos horas).

Espolvorea el polvo de cacao en una bandeja y ten un bol de agua caliente a mano. Saca la mezcla de la nevera y haz con ella bolitas (o la forma que desees, ahí queda la imaginación). Puedes usar una cuchara de helado pequeña si tienes una, o simplemente una cuchara normal y darle forma con las manos después, mojando la cuchara en el agua caliente cada vez para que sea más fácil (asegurate de sacudir el agua antes).

Ve poniendo las bolitas en la bandeja sobre el polvo de cacao, y cuando estén todas, simplemente hazlas rodar moviendo la bandeja hasta que queden cubiertas de cacao. Enfríalas en la nevera hasta que vuelvan a quedar duras, pero recuerda que se sirven a temperatura ambiente. Puedes servirlas sobre pétalos de rosa si quieres darle un toque aún más especial.

No Responses to “Ideas para San Valentín”

Leave a Reply

Spam Protection by WP-SpamFree