El final del verano

Aromaterapiaon Septiembre 21st, 20092 Comments

Ha terminado el verano, ya casi es oficial. Las clientas aparecen en nuestra puertas con zapato cerrado y manga larga, de esa que llaman de entretiempo. Las terrazas empiezan a menguar, aunque las mesas parecen agarrarse con firmeza a los adoquines sabiendo que les espera un año de almacén. Y nuestra piel grita socorro de mil y una formas.

Este es un tiempo de transición, de acogida al otoño, y especialmente las mujeres lo percibimos de manera acentuada. Es momento de coger el toro por los cuernos y hacer de este final del verano una celebración de renovación absoluta.

1º: Nuestra piel.

Tanto quienes han disfrutado del sol y el mar, como los que han campado por la montaña y sus noches fresquitas y ventosas, notarán que la piel se haya quizá más tirante y apagada que de costumbre. Las vacaciones y el huir del estrés (quien haya podido…) nos dan otra luz a los ojos, y a veces nos pueden ayudar a mejorar la calidad de la piel, pero en la mayoría de las ocasiones sometemos a nuestra epidermis a ligeras agresiones que tenemos en nuestra mano el solucionar.

Es importante realizar un buen peeling corporal, sin miedo a que se lleve el moreno, que si es de verdad no destiñe. Así, con la piel preparada, podemos disfrutar de un tratamiento hidratante o nutritivo, que otorgue brillo a nuestra piel y la ayude a renovarse con alegría.

2º Esa carita

Imprescindible una puesta a punto del espejo del alma. Una buena higiene facial nos hará afrontar el equinocio con mejor cara, y que nos quiten lo bailao.

Puede que nuestra piel haya sufrido cambios que respondan a las variaciones de estos meses, y será necesario el diagnóstico y tratamiento adecuado por parte de una profesional. Y por favor, nada de más químicos. Acojamos al otoño de forma natural.

3º Para las chicas

Sí, las mujeres notamos este cambio de temporada mucho más, cada una a su modo. A veces nos sentimos hinchadas, más cansadas, se nos cae más el pelo, pesan las piernas… No nos resignemos, hay que luchar para poder ver la cara bonita de esta temporada llena de magia.

Lo primero, necesitaremos un buen drenaje o tratamiento depurativo, tanto interno como tópico. Hay que limpiar las cañerías de toxinas y desechos que nos pesan en este cambio. En este caso, la profesional debe estar atenta a agudizaciones de retención de líquidos, piernas cansadas y problemas de microcirculación periférica.

Por supuesto, en la mayoría de los casos, estaremos “pelechando” como dicen en mi tierra. El cabello tendrá menos brillo y caerá de forma más abundante. Otra prueba de la renovación a la que nos sometemos en esta época. No hay que preocuparse, uno se puede renovar sin ir dejando epiteliales por donde pasa. Utilizaremos fortalecedores del cabello naturales, y añadiremos AE de romero a nuestras mascarillas naturales.

Para las profesionales, quizá sería buena idea añadir en esta época a nuestras formulaciones aceites esenciales emenagogos, que nos ayuden a regular estas hormonas despistadas y a congeniar con esta temporada de renovación femenina.

Feliz entrada de otoño. Cuidaos y hasta pronto.

2 Responses to “El final del verano”

  1. Daenia says:

    Hola guapa,

    Muchas gracias, me alegra que te haya gustado el artículo. Sí, hija, la Naturaleza nos creó con cariño, pero en algunas cosas se ensañó… más resistentes, con el umbral del dolor más alto, pero con todos estos males estacionales, nos hizo esclavas de las hormonas, la fertilidad y la luna… Pero así somos, y habiendo tantas formas de hacer que todo sea mucho más llevadero, ¿por qué resignarnos a las piernas hinchadas, la melancolía y los ovillos de pelo en el suelo?

    Te veo mañana, Cari, en nuestro hindú. Ya verás qué cuerpecito se me ha quedado jejeje

    Un beso!

  2. Cari says:

    Hola.
    Un buen aticulo, todo hay q decirlo. Ojo q bien t lo curras.
    Pues la verdad q ya se van notando los efectos del otoño, ya sea en la ropa, en el fresquis q ya hace y un poco en el decimiento de cuerpo. Yo desde luego ya empezado tomandome el ajo, como bien dices para limpiar las tuverias, jeje, a un q si q tengo en proyecto lo del tratamiento depurativo, pero no le encuento el momento, jejeje. Como siempre las perjudicadas de hacernos algo somos nosotras, q no hay tiempo para nada.
    Pues nada ya q a los tios no les pasa nada, ni les afectan los cambios, pues nos tocara cuidarnos nosotras, hay q joderse siempre nos tocan a nosotras todas las cosas, pero bueno q vamos hacer.
    cuidate mucho, Estelita. un besazo.

Leave a Reply

Spam Protection by WP-SpamFree