Cuidado con esas quemaduras

Aromaterapiaon Agosto 27th, 20091 Comment

Mira que lo advertimos en el artículo sobre el peeling y el veranito (Llegó el verano, el sol y el peeling corporal), cuidado con el sol, que aunque os demos recetas de bronceadores naturales, no hay que olvidarse de la protección… Pero habrá quien se haya quemado, siempre lo hay, y más tal y como está pegando últimamente el Lorenzo en la península. Bueno, pues aquí van unos consejitos naturales para esas quemaduras y esas pieles dañadas. Esperamos llegar a tiempo.

Las quemaduras solares suelen ser de primer grado (rojez, inflamación y dolor), pudiendo desarrollar escamación y ampollas en algunos casos. Por lo general no suelen ser graves (exceptuando casos de gran extensión o niños), pero sí dolorosas. Cuanto antes las tratemos, mejores serán los resultados.

Lo primero siempre será enfriar la zona con agua fresca, bien sea en baño, con agua a chorro o en compresas. Es esencial mantener este enfriamiento entre 15 y 20 minutos, y hacerlo lo antes posible, para sacar el calor de la piel y evitar que siga empeorando.

A partir de ahí hay tres cosas importantes; calmar, hidratar y nutrir. Existen diversos remedios tradicionales que pueden ayudar en estas funciones (compresas de agua fría con vinagre, aceite batido en agua como crema,  compresas de leche fresca o aloe vera, entre otras), pero la mayoría se centran en el efecto calmante, sin atender a la piel dañada, deshidratada y desnutrida por el sol.

Si la quemadura es fuerte o extensa, empezaremos con tratamientos calmantes e hidratantes a la vez, como compresas de agua con hidrolato de rosas o azahar. Para ello mezclamos agua fría con el hidrolato en proporción 75%-15% respectivamente, y las colocamos suavemente sobre la zona afectada, dejándolas reposar hasta que pierdan el frescor.

Como tratamiento hidratante, cicatrizante y nutritivo es preferible utilizar un aceite vegetal de base, pues dará más elasticidad a la piel y no dejará sensación de piel tirante. Germen de trigo o caléndula son los más adecuados. A este aceite le añadiremos aceites esenciales que ayuden a regenerar esa piel dañada, eviten infecciones (mayor complicación de las quemaduras) y aceleren el proceso, como por ejemplo niaouli, manzanilla, lavanda, geranio, benjui o árbol del té.

No es conveniente añadir más de tres aceites esenciales puros, y adecuaremos la dosificación a la extensión de la zona, atendiendo a que la piel está sensible y no debemos saturarla. Para el cuerpo completo, por ejemplo, no deberíamos sobrepasar las 9 gotas entre los tres aceites. Como siempre, la pureza y calidad de esos aceites marcará en gran medida la eficacia del tratamiento.

Una vez ha desaparecido el dolor y parte del enrojecimiento, deberemos seguir hidratando y nutriendo la piel con los productos habituales que usemos a nivel corporal.

Recordemos que la piel es uno de los órganos más importantes del cuerpo, y también uno de los más agredidos.

One Response to “Cuidado con esas quemaduras”

  1. Fresquito, fresquito | Aromaterapia | Cosmetica Profesional || Daenia | says:

    [...] Un articulito sobre las quemaduras solares, por si no hicisteis caso a las precauciones anteriores (hay que ver, mira que avisamos con tiempo…). Añadir un método after sun de emergencia para cuando no tienes germen de trigo a mano; la leche limpiadora hace maravillas como after sun, y el hidrolato de enebro tambien es muy calmante: Cuidado con esas quemaduras [...]

Leave a Reply

Spam Protection by WP-SpamFree